Seguidores

lunes, 9 de enero de 2012

"Los sueños, sueños son"


Un destello de luz me da de lleno en pleno ojo izquierdo, a pesar de estar cerrado y aún mas cuando aprieto ambos parpados para evitar que esa puñetera luz consiga penetrar hasta mi cornea, sigo notando esa claridad y no puedo por mas que abrir esos ojos preciosos que Dios me ha dado. Me parece que se nota que estoy encantado con ellos, me da lo mismo, es cierto. Estos dos enormes ojos rasgados, con un iris de color aguamarina con destellos verde esmeralda, miran cabreados hacia la rendija de la persiana por la que el haz de luz consigue colarse .
-¡ Joder si tiene que ser muy temprano!.- Refunfuño al tiempo que agarro mi frente  para evitar que mi cerebro salte de mi cráneo y se vaya de picos pardos sin mi. Cuando estoy seguro que no va a hacerlo mi mano izquierda  coge el móvil de encima de la mesita y lo planta frente a estas dos preciosidades, pulso el botón y algo turbio consigo descubrir que son las 2 de la tarde, o como dicen en la tele las catorce horas. Por supuesto, mi mano derecha sigue en mi frente, que este seguro no quiere decir que no valla a hacerlo.
No recuerdo  como llegue a la cama, ni siquiera de como había llegado hasta mi casa, ni donde había estado. Eso si, lo que es seguro es que no es alzheimer.


Un agradable aroma a comida apetitosa llega hasta mis fosas nasales, juraría que se trata de las moléculas olorosas que desprende un buen trozo de jamón a la plancha, las que llegan por ese natural proceso de difusión de las mismas  hasta mi nariz.
Mi estomago no esta de acuerdo con mi olfato,  me da una sacudida que casi consigue que la leche que mamé de mi madre vuelva a ver la luz. Soy un tío duro y consigo evitar que aquel primer calostro salga por mi boca.
Consigo levantarme de la cama y me dirijo hacia la cocina de este maravilloso ático de 500 metros cuadrados que poseo cerca de La ciudad de las Artes en Valencia. Cada estancia esta decorada con elementos de países diferentes, y es un gustazo al recorrer esta humilde morada la sensación que me invade de estar viajando por el mundo entero. Por supuesto ya le he recorrido varias veces en realidad. Me encanta viajar.


Entro en la cocina de estilo colonial americano, he de reconocer aunque peque un poco de falsa modestia, que tengo un gusto exquisito para la decoración.






Frente a los fogones una figura exuberante  de mujer manipula una paleta volteando las cortadas de jamón, está completamente desnuda. Tenía razón mi olfato en el banco esperaban tres platos con sendos huevos fritos a que se pusiese sobre ellos lo que se estaba terminando de cocinar. ¿Tres?. ¿Había otra diosa como esta a la que solamente su pelo negro cubría parte de su espalda?
¡Joder que pedazo de culo?. Me recuerda la manzana de Apple, y espero haberle dado el mordisco que esta lleva y que este se merece.
Tampoco la sorpresa ha sido mayúscula, lo cierto es que es bastante frecuente que mi casa sea visitada por féminas de este calibre.
Parece que me ha presentido y se vuelve hacia mi paleta en ristre
.-¡Hola Narcis!.-
Si, me llamo Narciso, pero no  penséis  que mi nombre influye para nada en mi forma de ser.
¡Caramba! Vista de frente aún parece mas una deidad.
.-¿Tienes hambre? Ahora iba a despertarte.
Me viene a la mente como ha conseguido preparar la comida sin que el aceite salpique esos turgentes senos terminados en un bonito pezón que parece mirar el techo, ni a ese vientre plano en cuyo bonito ombligo resalta un piercing reluciente, imagino que en ese bien recortado triangulo de pelo también negro que luce sobre sus labios vaginales es ya mas difícil. Que no haya salpicado su hermoso rostro en el cual lucen dos preciosos ojos rasgados de color negro intenso, una nariz perfectamente tallada, y unos labios carnosos y sensuales lo tengo mas claro, sus ya mencionados senos hacen una pantalla perfecta que impide al aceite llegar a el.
No puedo contestar, una suave voz de hombre con un tono excesivamente afeminado y que suena a mi espalda lo impide.
.-¡Caray, ya se ha despertado el dormilón!
Junto a mi pasa un joven que roza adrede mi brazo, de cabellos rubios ensortijados no excesivamente largos, pero si excesivamente bello,y excesivamente contoneante, y excesivamente desnudo. Caigo en la cuenta de que yo también ando en pelota picada, una de mis manos se posa en mi trasero instintivamente, no noto nada raro en el, la primera vez debe doler pienso yo, ¿entonces porque no noto nada?.
¿Pero quién son? ¿Que coño ha pasado aquí esta noche?.
Sin querer viene a mi mente un capitulo de "Los sueños mueren primero"  magnifica novela de Harold Robbins que nos presenta a  Gareth Brendan apuesto joven, fuerte sexualmente agresivo que se hace cargo de un semanario al borde de la ruina, el Hollywood Express, y lo transforma en una sensacional publicación Underground. Su vida quedará ligada a la de su tío Lonergan, a sus contactos con el hampa y a su inescrupulosa sed de poder. De un choque violento a otro, con la ley, con la mafia con quienes buscan aprovecharse de su éxito o sumirlo en el fracaso, Gareth mantiene su deseo de transformar su revista erótica en un extraordinario universo personal: casinos clubs, lugares de vacaciones, hoteles, fotógrafos y modelos muy bien remunerados; universo de hedonismo desbordante en el cual dinero y sexo no pueden distinguirse, universo de drogas, sexo libre y violencia, universo tan variado que casi escapa del control de Gareth Brendan... 






Ella me mira y suelta una carcajada, el joven también se vuelve hacia mi y ríe divertido mirando mi mano protectora.
.- ¿No recuerdas nada, verdad?.- Me pregunta el entre risas. 
¡ Joder se les saltan las lagrimas de tanto reír !.
Niego con la cabeza, no recordaba la resaca y un fuerte dolor agudo y punzante atraviesa mi cráneo.
Al mismo tiempo noto como mi pene se pone erecto,muy erecto y duro.¡ Leches ! ¿No se me pondrá duro por el? ¡ Que coño, no puede ser!. 


Noto una mano que lo acaricia. ¿Aún hay mas gente? ¡ La madre que me parió !.
Lo aprieta y ejerce sobre el un rítmico movimiento que aún le hace endurecer mas, hasta el punto de que parece vaya a reventar.


Vuelvo a abrir mis ojos, ahora son de un color castaño,eso si, con algunos tonos verdosos, aunque ignoro si tiene similitud con alguna piedra preciosa, lo dudo.
Veo a esa mujer que lleva mucho, aunque para mi, excesivamente poco tiempo a mi lado, consigue borrar por completo la imagen de la cocinera, de los huevos con jamón y sobre todo la del tipo rubio.
.-No he podido evitarlo, estaba durísima, no quería despertarte pero la tentación ha podido mas que yo. ¿ A saber que soñabas?.
¿Que soñaba?. La verdad es que ni lo recuerdo, ni me importa lo mas mínimo. Me lanzo sobre esa mujer divina que es mi compañera y con la que he vivido los años mas hermosos de mi vida.


El piso de setenta metros cuadrados tiembla.

7 comentarios:

Esilleviana dijo...

al final los sueños se pueden hacer realidad o vivir la vida como una auténtica novela erótica...

me gustó esta historia.

un abrazo

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Hola Esilleviana, el erotismo es la salsa de ese acto que puede llegar a ser cotidiano si no se riega con fantasías y momentos extraordinarios.
Un beso guapa.

mientrasleo dijo...

Fantástica historia. La fantasía puede que nos mueva, pero lo que nos atrae...
Besos

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

¡Persigues, pero es a ti a quien persigues! ¡En sueños y en la puta realidad de la vida! ¡Buen relato, a fe mía!

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Hola Manuel Maria, halagadoras palabras viniendo de un maestro de las letras.
Un sincero abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos dejas.

Saludos y un abrazo.

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Antonio encantado de tenerte por aquí, verdaderamente es un placer.